Internet

La fantasía consensuada

1

Otra vez es Julio en la ciudad de México. Y otra vez, igual que el año pasado, miles de geeks se reúnen alrededor de su fogata digital para conectarse por una semana completa en el Campus Party México 2011. Los registros dicen que son alrededor de 7,000 campuseros, y en palabras de Paco Ragageles, dueño y señor de CP, es el “más bestia de la historia de todos los campus”.

Hasta donde alcanza la vista, uno ve mesas y mesas con miles de conexiones. En el centro, un enorme servidor que nutre de información a los ávidos campuseros. En el perímetro, se llevan a cabo conferencias que van desde modding hasta software libre. Conforme pasan los días, los campuseros comienzan a perder el interés en la conexión virtual y empiezan a interesarse en la conexión humana. Ven al campusero de al lado, se sonríen, geekean. Se sacan conocimientos uno frente al otro como magos sacan liebres de sus chisteras, en un duelo de bits y bytes.

Al entrar se siente una vibra muy especial. La concentración de talento y conocimiento es abrumadura. A donde uno voltee hay un grupo interesante que conocer, gente con la cual platicar, ideas que absorber. Y esto, desde mi punto de vista, es una de las escenas más tristes de lo que sucede en México.

Ver tanto talento concentrado y desperdiciado me da para abajo mal. Muy mal. Vienen conferenciantes internacionales a platicar de los grandes éxitos que la vida online tiene en otras latitudes y a mi no me causa más que tristeza. La realidad que viven estos gurús, estos expositores de la modernidad, no puede estar más alejada de la nuestra. Y no porque no haya talento. Es porque en México no existe el financiamiento.

Les he platicado que yo tengo una casa productora de video. Nos va bien, tenemos buenos clientes, afortunadamente no paramos de trabajar. Pero de vez en cuando, es necesario hacer una inyección de equipo o de gente que tiene que salir de las propias arcas de la empresa y el flujo de efectivo no siempre es el mejor. Mi negocio cumple 10 años este año, no tenemos deaudas, es muy claro lo que hacemos, tenemos en nuestra cartera a varios de los clientes más importantes de México. Y sin embargo y a pesar de todo esto, nunca hemos sido capaces de conseguir un peso de financiamiento por parte de una institución bancaria. Y miren que lo hemos intentado. Si eso nos pasa a nosotros, una típica PYME mexicana, con experiencia y solidez, ¿qué podría esperar un grupo de jóvenes, con el cerebro lleno de buenas ideas y los bolsillos llenos de aire, para poder empezar un negocio online en serio?

Porque lo que yo veo de los negocios online en nuestro país no es más que buenas intenciones y muy pobres resultados. No hay una sola tienda online en México que funcione bien. Los que tienen sus “negocios” en internet son páginas en las que tratan de vender publicidad al juntar a un grupo de cuates para generar “contenido”. Las agencias grandes de comunicación y publicidad están generando “estrategias” en las que le venden unas cuentitas de vidrio a grandes clientes con resultados ridículos, bajo el pretexto de “participar” en la web 2.0.

¿Porqué, me pregunto, con todo el talento que tenemos concentrado en eventos como Campus Party, no somos capaces de generar un proyecto grande? Twitter, Facebook, WordPress, Google. Todos son proyectos que han salido de mentes universitarias, pero que en algún momento se tuvieron que financiar y financiar en serio. Hoy, Facebook es no solo el ditio de internet más visitado después de Google: es la marca que vale más en el planeta. Nada mal para un estudiante. Muy bien para el banquero o inversionista privado que no solo tuvo la visión, sino los huevos de aventarse a sacar uno o dos millones de dólares y apostar en la idea de un chamaco.

Platicando con Mónica Morais de Rugeek me comentaba que gran parte de los negocios y de la programación se está yendo a Argentina, y que nos estamos convirtiendo en un desierto. No puedo estar más de acuerdo con ella. Si la gente del dinero no voltea pronto sus ojos a la gente con talento, vamos a estar en graves problemas en breve. Otros países, como Argentina o la India lo entendieron hace tiempo y están llevando la batuta en lo que a tecnología se refiere.

Estamos inundados de talento. No dejemos que vivan en una fantasía consensuada, en la que todos saben mucho y ahi se acaba todo. Podemos ser una potencia mundial. Hay que financiar nuestro futuro.

Comenten y aporten.

Jon “Maddog” Hall en Campus Party México

0

Jon “Maddog” Hall from Alex Simon on Vimeo.

Chespirito y la vorágine informativa.

3

Hace unos días desperté con la noticia que Chespirito, a sus 82 años, está en Twitter. Esto levantó una ola bastatnte peculiar, de defensores y detractores, que logró que el creador del Chavo generara decenas de miles de seguidores en sólo unas horas (al momento de escribir esto, tiene más 600,000).

Pero esta es solo la primera de las cosas de las que me debo ocupar en mi travesía por el mundo digital; me entero de lo “último” de la Guardería ABC, debo chutarme los pormenores de las celebraciones del triunfo de los equipos deportivos de los que son hinchas, enterarme que jugará México contra Cuba en algún torneo. Me mandan decenas de ligas, las cuales reviso, que van desde chismes de farándula hasta la última mejora de Windows Wathever para que dependas más de los antivirus. Todo esto sin contar las expresiones personales, los dolores de amor, las pedas sabatinas, los poetastros y las damas sexosas. Las cenas, los escándalos, los desayunos, los buenos días y las buenas noches. Y apenas son las 8 de la mañana. Y apenas he revisado el timeline de Twitter.

Si me pongo a revisar mi(s) correo(s), la situación es similar. Peticiones de cotización, información de clientes, newsletters a los que estoy suscrito, los RSSs, los Daylies y los blogs. Además, entro a las páginas que habitualmente reviso, busco en google alguna información que quedó pendiente de la semana o que se me cruzó en el camino. Y no he salido de mi casa.

Tengo evento de mis hijos y su escuela. Salgo y tengo que revisar las nuevas rutas para salir de casa, ya que toda la ciudad está en obras. Al pasar por Periférico, veo todos los mensajes de la información de la obra: cuanto tiempo me voy a ahorrar, cuanto se está invirtiendo, a cuantos habitantes va a beneficiar (supongo que soy uno de ellos). Voy pasando por calles y avenidas que me dicen que refresco tomar, con qué crédito embarcarme, qué condón usar para estar seguro, a dónde dirigirme si soy una muchachita embarzada, el teléfono del consumiro si soy víctima de un abuso, cientos de bellas mujeres se me presentan en los anuncios, tratando de convencerme con su imagen de consumir desde colchones hasta rasuradoras. Y todavía no llego al estadio donde es el juego de mi hijo.

Llego con los papás, me tengo que acordar de la última vez que los vi, sus nombres, de qué hablamos, del nombre de sus hijos, sus posiciones en el juego. Me tengo que acordar de hacer checkin de Foresquare, porque solo me faltan 5 visitas al Starbucks para ser el mayor. Mientras me tomo mi café, tuitéo. Me tengo que acordar de las conversaciones vigentes, de los temas de los que se hablaban. Recibo una llamada de un cliente. Tengo que recordar todo de su proyecto, el status y la liga donde debe revisar sus cosas. Y son apenas las 11 am. Y ya quiero que me hagan una lobotomía para sacarme de la cabeza toda la información que he tenido que procesar en las últimas 3 horas.

Yo me considero una persona bastante capaz. Pero hay momentos que, de plano, me dan ganas de tirar la toalla. La vorágine de estímulos informativos que tenemos que procesar todos los días en enorme, dispersa, contradictoria. No hay modo que un país con 8 años promedio de escolaridad la gente pueda tomar decisiones correctas con la paella informativa que se le presenta. Y mi teoría es que todo esto es un plan perfectamente bien orquestado para mantener a la gente dentro del huracán y que nunca pueda salir de ahí.

Y Chespirito, ¿qué?

Comenten, aporten y síganme los buenos. Porque yo como digo una cosa, digo otra.

Ya viene la Twittposada 2010

0

Esto logramos el año pasado. Vamos por más.

Ciudadanía 2.0

0

En Junio me invitaron a participar como panelista en Ciudadanía 2.0 para hablar de la #Twittposada como un ejemplo de recaudación de fondos para instituciones no lucrativas utilizando las redes sociales.

Los principios de este evento se pueden resumir en este texto, tomado de la página de Ciudadanía 2.0

En la construcción de una nueva relación  horizontal gobierno-sociedad, en la que los ciudadanos y las instituciones crean en conjunto políticas públicas,  ser  ciudadano 2.0, es un esfuerzo que nos permite reflexionar cómo nos re-inventamos cómo ciudadanos habilitando tecnologías de información  para generar  mayor compromiso cívico.Este espacio es una plataforma de reflexión sobre nuestro ser ciudadano. Podrás informarte, comunicarte, asociarte, y generar conocimiento para poder transmitir a cada vez más personas esta transformación hacia una ciudadanía 2.0.

Les comparto el video completo. Si quieren saber más, visiten el sitio

La sociedad digital.

2

Todos estamos inmersos en el monitor, en el teclado, en el estátus. Escribimos incesantemente que nos pasa, con la esperanza de hacer eco en alguna alma solitaria que replique lo que decimos y no sentirnos tan solos. Leemos y leemos historias que podrían ser las nuestras y a veces nos quedamos en el vouyerismo digital para no involucrarnos y gritar que estamos igual de bien o igual de mal. Todo esto lo hacemos desde una computadora, un teléfono, desde un café, escondiéndonos de nuestro jefe, de nuestros amigos, desde el baño, en un semáforo o mientras esperamos el transporte. Somos jóvenes, adultos, viejos, ingenieros, licenciados, desempleados, amas de casa, choferes, estudiantes, archivistas, geeks o wanabees. No somos nadie y somos uno; somos la sociedad digital.

Mi reciente visita a Campus Party México (si no saben qué es vean este video) me mostró un mundo del que tenía mucha idea pero que nunca me había metido de lleno. Ver a más de 6,000 personas encerradas en un recinto haciendo algo que en otras épocas hubiera levantado muchas cejas fue en verdad impresionante. Decenas de mesas enormes con cables saliendo de todos lados con miles y miles de personas conectadas simultanemente, compartiendo contenidos, algunos bajando otros, otros jugando en línea, muchísimos escuchando, bebiendo las palabras de los conferenciantes, disfrutando de cosas tan absurdas como la manera de configurar un firewall o el mejor modo de cablear una computadora enfriada por aceite mineral.

Ellos, nosotros somos la sociedad digital, los que nos encontramos todos los días en las redes sociales -a pregunta expresa de un ponente, quien no tuviera Twitter que levantara la mano, nadie la levantó-, los que comprtimos desde lo más interesante hasta lo más banal, los que no nos gustas que las estrellitas de radio, TV, prensa y cine pretendan utilizarnos como vehículo comercial de sus productos. Nosotros somos la sociedad digital.

Y no estamos locos, ni estamos alienados ni somos unos raros que solo vivimos en las pantallas y en los teclados. Somos un hervidero de ideas, muchas inoperantes por las condiciones economicas y culturales de México, de proyectos que con poco dinero podrían cambiar la vida de mucha gente -recuerdo una computadora que a la vez era escritorio, desarrollado por estudiantes de la Universidad de Cuautitlán Izcalli, ideal para casas de interés social-, de una pasión por la tecnología y con la creatividad que sólo la estrechez económica puede dar. Eso somos en la sociedad digital.

Pero como en toda sociedad nos criticamos, nos bloqueamos, nos agredimos, nos descalificamos. Muchos pretenden ser lo que no son y otros no pueden ser lo que pueden llegar a ser. Tenemos rencores, disputas absurdas, cotos de poder. Nos seguimos tratando como en la escuela, cuando el nerd no dejaba copiar a sus compañeros, con la diferencia que hoy tenemos que ser la sociedad más abierta a la innovación y a las ideas, a compartir y promover el conocimiento. No podemos ser tan mexicanos (y no me reclamen, ya saben a que me refiero) si queremos ser parte de la sociedad digital global.

Tanto acceso con tan poca visión nos va a mantener al margen de una corriente que en todo el mundo está arrasando y aquí nomás no termina de despegar.

Comenten y aporten.

Ecotweet, ayudando al mundo un twitt a la vez

0

Ayer tuve la oportunidad de asistir,invitado amablemente por @isopixel, a la presentación formal de Ecotweet (www.ecotweet.com), una plataforma que utiliza Twitter para lograr la reducción de la huella de carbono de los usuarios que deciden utilizarla. Ecotweet es una empresa de PlanetUp, la cual se dedica a la compra de bonos de carbono en los mercados internacionales para utilizarlos en proyectos verdes, especialmente en la reforestación y en energía eólica.

EcoTweet es un original de cliente web de Twitter que pretende concienciarnos sobre la necesidad de frenas el cambio climático, donando pequeñas cantidades de dinero cada vez enviamos un tweet desde él. PlanetUp.

La integración de redes sociales en la conservación del planeta no ha ido más allá de el activismo que se detona a través de ellas. Lo interesante de Ecotweet es la liga que se hace entre la inversión publicitaria en la red y la utilización directa de estos recursos en proyectos reales y tangibles. El funcionamiento básico es entrar en la página (la que se encuentra en una versión Beta, no se me asusten si les faltan funciones) y actualizar los estátus desde ahí. Al estar identificado por IP, Ecotweet la registra y dedica una pequeña parte de sus recursos, obtenidos de dinero destinado a publicidad online, a un proyecto de conservación en la zona geográfica de la actualización. Se tiene pensado ampliar el alcance a otras redes sociales como Facebook y a generar aplicaciones móviles para Smartphones. Por lo pronto solo se puede hacer desde web.

Ecotweet no es la solución, es un hecho. Pero es definitivo que nos tenemos que preocupar por nuestro planeta; la suma de todas las acciones, desde no tirar basura, reciclar, utilizar menos nuestros vehículos y apagar focos hasta actualizar nuestro status de Twitter via Ecotweet aumentarán la posibilidad que no suframos un desastre ecológico que nos podría llevar a la extinción. Cada pequeña acción cuenta.

Si quieren más información acerca de Ecotweet o de PlanetUp, sigan en Twitter a Ian Wolff encargado en México de esta iniciativa.

Comenten, aporten y reciclen.

Entre lo público y lo privado

1

Del timeline de @octavioislasEl pasado 25 de noviembre acudimos varios tuiteros (no se por qué nos identifican así) a una reunión muy extraña: nos invitaron a las oficinas de Manlio Fabio Beltrones, Senador de la República, coordinador del grupo parlamentario del PRI y posiblemente presidenciable. El antecedente es el siguiente: cuando se gestó el movimiento #internetnecesario una serie de políticos de todos los colores se treparon a la plataforma de Twitter, algunos para saber de qué se trataba, otros para estar al tanto, los menos para interactuar de manera inteligente y consistente. El el caso específico de Beltrones, al ser uno de los políticos más visibles de los últimos años, en el momento que entró, inmediatamente lo comenzaron a seguir varios miles de tuiteros, interesados en lo que podía decir. Beltrones, abrumado, se dió de baja a las 24 horas de haber entrado, bajo el pretexto que no podía darle batalla a todos.

Con esa consigna nos invitó. Quería saber como utilizar la herramienta, decía que quería entrarle fuerte. Todos aportamos, le dimos nuestros puntos de vista, él escuchó atento, apuntó, tenía gente a su alrededor que apuntaba más y al final nos dio las gracias muy amable, diciendo que iba a hacer todo lo posible por convivir con la comunidad.

Quién estuvo, quién convocó, cuáles son las intenciones de Beltrones para entrar a Twitter o a cualquier otra plaforma social, creo que son cuestiones que mentes más avezadas en el tema deben tratar. La parte que a mi me llama la atención y que me gustaría compartir es un punto interesante que se tocó en la reunión y que fue tema de mini debate: ¿cuál es la línea que divide lo público de lo privado en el caso de una figura así? Algunos decían que se agradecería más soltura y naturalidad en la interacción, mientras que otros sostenían que por ser quien era no se podía permitir más que cierto grado de conversación, de temas y de lenguaje.

En opinión de este humilde servidor, creo que el beneficio de las redes sociales para posicionar lo que sea (productos, personas, personajes, etc.) está en los dos extremos de la cuerda: el que dice tiene que ser interesante y para el que oye debe ser atractivo. Partiendo de esa base, el tema que se trata en el medio digital es fundamental, ya que lo que se encuentra de manera recurrente y consistente en un lugar causa hábito y hay pocas cosas tan importantes en esta paella llamada red como ser un referente de lo que sea.

El nivel de interacción es un punto que se tocó también. Habemos algunos que estamos pegados todo el día y contestamos de todo, todo el tiempo. En este caso, el uso de la herramienta se podría volver más receptiva que propositiva, un medio para recoger opiniones o solicitar consejos, manejado por un equipo de gente que compile, que resuma y que filtre de alguna manera la información.

El equipo de trabajo para el manejo de redes sociales es una realidad en un caso como este. Mi opinión es que es absolutamente necesario que no se filtre la información para desinformar. De nada sirve tener un canal de comunicación con una comunidad si se van a hacer oídos sordos de lo que en ella se dice. La conversación está sucediendo, participe o no y ,como muy correctamente comentó una de las asistentes, si van a hablar de uno mejor que salga de uno.

Beltrones dice que regresa. Denle la lectura que quieran. Pero si regresa, hay que asegurarnos que se convierta en un canal válido y en un interlocutor interesante. Si no, lo podremos invitar a la estadística del 50% de las cuentas inactivas y que nadie escucha.

Comenten y aporten.

Google Maps México, una oportunidad de negocios.

0

Mapa LAVEl pasado 5 de Noviembre, gracias a la amabilidad de Ana Paula y Ricardo Blanco, tuve la oportunidad de estar en la presentación en sociedad de Google Maps México. Para aquellos que estén interesados en la parte técnica, mándenme un correo y con todo gusto los dirijo a foros más avezados en el tema. El aspecto que a mi me interesaría tocar, que es el de negocios.

Muchos de nosotros hemos utilizado servicios de geolocalización: GPS, mapas de intrenet, móviles con esta capacidad. Google Maps México es una extraordinaria oportunidad para la promoción de todo tipo de negocios, desde grandes corporativos, PYMES  e incluso micronegocios, ya que permite combinar la información de los servicios que se ofrecen combinado con el poder de la localización inmediata por medio de mapas inteligentes. Además, Google Maps México contará, por primera vez en un servicio similar en América Latina con Street View, una función con la que puedes ver en una visióon de 360 grados la calle en la que se encuentra el negocio de referencia. Esto estará disponible a partir del 9 de Noviembre.

El usuario puede combinar además fotografías de los servicios, de sus productos, de la fachada y videos de youtube y colocar todo dentro de su perfil para que la experiencia del que consulta sea más rica y permita una mejor decisión al momento de la compra.

Google Maps México tiene una grán cantidad de funciones que irán mejorando conforme la información de los mapas de las ciudades se vaya actualizando y enriqueciendo. La pregunta es, ¿cuántos empresarios en México están viendo el potencial que estas herramientas tienen? Es un hecho que la información en línea ha demostrado su efectividad y que mientras más participemos de esta acción colectiva, nuestras vidas irán mejorando de manera sustancial. Tener acceso expedito a datos confiables será la pauta durante los siguientes años y los que no estén en esta corriente se quedarán atrás. En la época de la web 2.0, con sus ventajas de interactividad, no hay espacio para aquellos que cierran los ojos a las ventajas que ésta ofrece.

Por otro lado, esto es una gran oportunidad para los desarrolladores de soluciones. Cada vez existen más herramientas como esta que le permiten a los proveedores de contenido ofrecer a estos clientes ventanas de exposición para sus empresas. La organización de portafolios de opciones es fundamental para que al micro, pequeño y gran empresario le haga sentido entrar a este fascinante mundo.

Desarrollemos la red con contenido relevante.

Comenten y aporten.

#internetnecesario 2

3

Hoy me colaré en un grupo de tuiteros al Senado de la República para tratar de incrementar las posibilidades que no se tase al internet como si fuera un artículo superfluo o de lujo. Y antes de irme, me gustaría dejar claro cual es mi punto de vista y mi propuesta:

1. Tasar internet es el equivalente a tasar la entrada a las bibliotecas. Ningún lugar donde se concentre el conocimiento debería ser susceptible de pagar impuestos.

2. Tasar el internet es atentar directamente contra la infraestructura social. Hacer difícil el acceso al conocimiento y a la información logra atrasar a las personas en lo particular y a los países en general.

3. El argumento para tasar el internet es erroneo. Pensar que porque se necesita una computadora o un teléfono con ciertas características para tener acceso a la red es cosa de ricos, es un garrafal error de visión. Lo importante es el acceso, no el accesorio.

4. No lo se de cierto, pero creo que a que le quieren pegar es a Slim, ya que es el dueño de casi toda la infraestructura de internet del país. Pero él no lo va a pagar, solo lo va a traspasar. Nosotros vamos a poner el cuerno al final.

5. Propongo un aumento del 150% a los impuestos que pagan los cigarros y el alcohol. Si la gente se quiere hacer daño, que por lo menos le cueste. Y si eso nos hace un aís un poco más sano, pues que mejor.

6. Propongo que, en caso de que se llegue a aprobar el impuesto, ese didero se vaya directamente a obras de infraestructura de internet para conectar a todo el país en los próximos 5 años, no a pagar el sueldo de los burócratas de la Reforma Agraria. Brasil ya lo está haciendo.

7. Propongo que si se aprueba el impuesto, se obligue a los empresarios a mejorar su servicio para tener velocidades de conexión de por lo menos 10 Mb para uso residencial y de 30 Mb para uso comercial y de oficina. La infraestructura existe y es posible hacerlo. Quid pro quo.

Me voy al Senado. A ver cómo nos va.

Comenten y aporten.

Go to Top
Get Adobe Flash player