Archive for September, 2016

El mundo negro

0

No se qué pensar del mundo hoy.

México se debate entre un presidente idiota, grupos ultra conservadores religiosos con una visión del siglo XV, una economía que nomás no se mueve, violencia en las calles, el narco con todo, clientes que no pagan, gente indecisa que no va a ningún lado.

Estados Unidos, nuestro socio, benefactor, aliado, vecino, patrón… con la perspectiva de tener a la peor persona posible en el peor puesto posible, xenofobia a todo lo que da, discriminación, división social.

Europa llena de extremismo, todos los días hay un ataque, una amenaza, fuera de Alemania las economías están de un hilo, crisis de refugiados.

En China, con sus políticas económicas dumperas, su constante echar bajo la alfombra el polvo de sus problemas, su claro poder político se está volviendo un contrapeso peligroso por lo volátil.

De África, ni hablamos.

Medio Oriente es un hervidero que está a punto de estallar con una fuerza que nadie está preparado para recibirla.

Pero lo bueno es que los paralímpicos ya tienen 10 medallas.

Comenten y aporten

Renovándose

0

Mi medio siglo se acerca lento e inexorable. En menos de 18 meses le voy a estar rascando al quinto piso; como me gusta adelantarme a los acontecimientos, voy a hacer algunas reflexiones anticipadas a esta marca que voy a pasar.
Cincuenta años suenan. Pesan. Abruman. Antes la gente se moría de esta edad y ahora te dan tu guitarra para comenzar tu banda y tu bici de montaña para ponerte en forma. Pero las rodillas duelen y hace uno más ruidos al levantarse.
A los cuarenta te costaba recuperarte de las crudas. A los cincuenta ya no consideras emborracharte, no vaya a ser que la taquicardia te gane. Los hijos están en edad demandante y hay que estar a la altura, pero eso de escuchar los éxitos de la banda o salir a jugar Pokemon Go va más allá de la coherencia.
El negocio de toda la vida ha cambiado, pero tu no. Eres intolerante al manejo de las nuevas generaciones y empiezas a sonar como eso que odiabas hace 15 años: estos chamacos no saben nada y están echando a perder todo. Es el momento de dedicarte a otra cosa, no necear a seguir haciendo algo en lo que seguramente ya no eres relevante. Renovarse o morir, aprender a hacer cuchillos o a pasar conocimientos. El agua estancada apesta, hay que abrir la compuerta para fluir y moverse al siguiente nivel.
El amor es más dulce, más agradecido. Los que están es porque quieren y no porque deben. Ya no hay deudas sociales y la selección natural hizo su trabajo; se quedaron los que se deberían quedar. Entras en nuevas relaciones con la seguridad de saber que estás haciendo y eliminas gente con la misma facilidad. O aportas o cuello.
Empiezan los preparativos para la fiesta de 50. Empiezas a hacer el playlist que cubra 5 décadas del soundtrack de tu vida. Siendo rockero de corazón, ese será el tenor y nada de tocar cumbias ni mugres así. Y sentir la libertad de que te importa una hectárea de pepino lo que piensen los asistentes de la música que van a oir es una de las mejores recompensas que hay.
Se acercan los 50 lentos y seguros. Espero que no me parta un rayo o que Trump acabe con el mundo antes para ver con ojos renovados la segunda y última parte de la vida. Dicen que llegar a los 50 es como subir una montaña rusa; lo que sigue es pura bajada y tu solo subes los brazos y te dedicas a disfrutar la experiencia.
Comenten y aporten.

Go to Top
Get Adobe Flash player