Escuchando las noticias de la mañana, lo que casi me causa una embolia, pasaron la nota del “periodista” que un comando armado secuestró en el municipio de Medellín, en Veracruz.

No quiero minimizar la violencia y el total descontrol que se vive en ciertas zonas del país. Es lamentable que pasen estas cosas y mis pensamientos van con la familia de este señor. A lo que me quiero referir es al entrecomillado de unas líneas arriba. El “periodista”.

Informar es una labor seria. Hay gente que estudia años para refinar el arte de la palabra escrita, de la incisiva opinión en la radio o por lo menos de la cara conocida en la televisión. La apertura de estos medios sociales -que de eso tienen poco- hace que cualquier palurdo con diez pesos y acceso al café internet vierta sus ideas en un blog, del cual este sería un triste ejemplo, y se autodenomine periodista.

Todos tenemos derecho a nuestra opinión y de ponerla donde nos de la gana. Pintarla en las paredes de una dependencia oficial, tener nuestro chuirer, feis o tombler. Podemos grabar nuesto videoblog al mas puro estilo de German o del Werever. Gritar a los cuatro vientos que el alcalde de tal o cual es un ratero o que el delegado no hace su trabajo porque hay baches en las calles. Expresarse libremente es una garantía consignada en nuestra Carta Magna.

Lo que si les encargo de favorcito es que no se cuelguen medallas que no les corresponden. Tener mi blog y decir lo que pienso no me hace periodista. Ser un taxista de Medellín, Veracruz con un montón de ganas de participar en la vida pública y repartir un panfleto con sus opiniones, tampoco. Eso se llama activismo y hay harto. Que lo hayan secuestrado o matado por sus opiniones tampoco lo hace periodista. He sabido de muchos casos de gente que la matan en una fiesta solo porque lo que dijo no le cuadró al que traía la pistola. Como pasó con Charlie Hebdo, pisó el callo que no debía y se la cobraron, pero hay que distinguir entre eso y la labor de un verdadero periodista, que influye en la opinión pública, que marca tendencias de pensamiento, que hace reflexionar a la sociedad con sus letras.

Bájenle dos rayas y no se la crean tanto, mis adorados.

Comenten y aporten.

Be Sociable, Share!