Lo que pasó en París está muy cabrón. Meterse a una empresa a balacear gente porque no les cuadra lo que dicen no debería pasar en ningún lado. Pero esto me pone a reflexionar acerca de la tan llevada y traida “Libertad de Expresión”
Para la religión musulmana, burlarse de Mahoma es simplemente inaceptable; dibujarlo, representarlo de algún modo distinto a sus cánones está penado incluso con la muerte. ¿Qué necesidad tiene alguien de estar haciendo esto? Dicen que los perros se lamen el culo porque pueden. También cualquiera puede decir lo que sea de quien sea, pero todo tiene consecuencias. Escudarse detrás de la Libertad de Expresión para burlarse de las creencias de otros y esperar que no pase nada es muy irresponsable.
Porque este es el punto medular. Son creencias. No son hechos refutables. Si alguien me discute que la tierra es cuadrada o que los dinosaurios convivieron con los humanos es un argumento facil de destruir, pero cuando pasamos al terreno de la fe, el juego es otro. La gente está muy loca y es capaz de lo que sea con tal de defender sus creencias.
Esto no se limita a los musulmanes, que tienen larga cola que les pisen… en los últimos 15 años. Si nos arrancamos con la iglesia católica, tenemos 2,000 de muy amenas historias de matanzas por contradecir sus creencias. Se espantan porque matan a unos caricaturistas que se burlan abiertamente de la fe de un pueblo pero ni chistan cuando les recuerdan las quemas de mujeres librepensadoras (millones, según algunas fuentes) por no cuadrarse ante la fe católica.
La libertad lleva responsabilidad. Si le rascas los huevos al tigre dudo que te de las gracias. Y estos compas se los patearon y quemaron y echaron ácido durante muchos años. Siempre hay un loco. Siempre.
Ojalá respetaramos más y nos dejáramos de meter en lo que no nos importa. Si los demás quieren vivir cubiertos en sangre y eso los hace felices, ¿a mi que?

Be Sociable, Share!