Otra vez es 2 de Octubre. Otra vez saldrán miles de personas a la calle a protestar por un México que ya no existe. Otra vez tendremos que soportar esos discursos retrógrados que lo único que logran es anclarnos al pasado y que vulneran nuestra capacidad de establecernos en el futuro. Otra vez.

Entiendo perfectamente lo traumático que es un evento de esta naturaleza. Cada generación tiene el suyo. Lo que me parece más sorprendente es la capacidad que ha tenido el 2 de Octubre para convertirse en algo parecido a la mitología popular. Hoy, casi ninguna persona que se presenta a protestar por esta fecha estuvo en el evento; bueno, ni siquiera vinculada. La gran mayoría ni siquiera habían nacido. Entonces, ¿de donde viene la fascinación por esta fecha?

Yo creo que es la base de la actitud que tenemos los mexicanos hacia todo lo que nos pasa. Necesitamos tener un culpable y de preferenica que no seamos nosotros. Por eso la figura sempiterna de un gobierno represor, que no me deja crecer y que solo ve por sus interese y nunca por los del pueblo, que paga con su sangre la afrenta de levantar el rostro para intentar ver el sol, es un gran pretexto para evitar avanzar por nuestros propios medios. ¿Para qué esforzarse si el gobienro al final se va a quedar con todo? Bastó un día, el 2 de Octubre de 1968, para dejar en el inconciente colectivo la idea que al gobierno no se le habla de de frente.

Han pasado casi 50 años (46 para ser precisos) y México y el mundo son otros que en 1968. Por supuesto que hay libertad de expresión. Está representada en las cámaras, que antes estaban copadas por el PRI. En cualquier teléfono uno puede verter veneno en contra de Enrique Peña NIeto y hasta donde se, no pasa nada. Cualquier noticiero de radio dice lo que quiere, los periódicos están repletos de crítica, las redes sociales ni se diga. Y ni así estamos contentos.

Yo lo que creo es que no sabemos que queremos. Somos como ese niño que en la escuela estaba enojado con todos pero nadie sabía por qué. No importaba que lo cambiaran de lugar, que le dieran el balón, que lo dejaran tocar la campana; todo, absolutamento todo, estaba mal y en su contra. Así estamos. Con los pies en el pasado, sentados en el presente y dándole la espalda al futuro, esperando que mágicamente las cosas se solucionen por la intervención de un gobierno, que sin importar sus colores, siempre es represor, perverso, mala leche y anexas. Ya nadie se salva. Le han dicho represor a todos los presidentes desde Díaz Ordaz. ¿En serio? ¿Todos los presidentes, sin excepción alguna y sin importar sus creencias personales y partidarias, todos son unos represores? Aunque estadísticamente esto es muy poco probable, la lógica nos dice que es una idiotez. Si asi fuera, yo no podría ni siquiera escribir esto para que lo lean 15 personas y un personaje como Martí Batres ya lo hubieran desparecido hace mucho tiempo.

México es otro. Nosotros somos otros. Seguir con un gancho en el pasado es la mejor manera de no avanzar. Las decisiones que un gobernante y una sociedad tomaron en un momento dado son puntos de inflexión de los cuales cambiamos la tendencia para evolucionar. Continuar con el discurso de Juárez, de Cárdenas, del 68 o de Calderón solo nos ancla al pasado. Revisemos la historia, saquemos conclusiones y a otra cosa. Creo que ya es momento de olvidar el 2 de Octubre de 1968 y centrarnos en el 2 de octubre de 2014. O mejor aún, en el 3.

Comenten y aporten.