Tengo más años trabajando de los que me gustaría recordar. Empecé a trabajar a los 18 y hoy tengo 44. Eso quiere decir que tengo casi 26 años en la labor de hacerme la vida. Y hoy me doy cuenta de lo mal administrado que soy y que me quedan pocos años para lograr una libertad financiera y lo peor es que no se que voy a hacer.

De todos mis amigos que tienen un negocio, yo soy definitivamente al que peor le va. No me malinterpreten. Tengo una buena vida, gasto sin preocuparme mucho, voy a restaurantes y viajes, pero no logro -por una razón que desconozco- levantar una cantidad importante de dinero que me permita ahorrar y hacerme de bienes más duraderos. Se que muchos de ustedes me van a decir: “pues gasta menos, no vayas a restaurantes y no viajes”. Pero mi intención no es hacerme más chico. Para nada. Mi intención es crecer mi negocio y mis ingresos a un nivel que no me preocupen los gastos diario de la vida y que pueda hacer una buena roncha, como dice Hugo mi amigo.

Mi negocio está solido pero estancado. Muchos ya saben que me dedico a la producción de video para empresas -y si no lo sabían y necesitan este servicio, ya lo saben. Amigos mios que han abierto negocios similares han logrado ahorrar más que yo con clientes similares. Por alguna razón, las ventas se han estancado durante mucho tiempo. Son buenas, pero no suficientes. Y la realidad es que me estoy empezando a desesperar.

El año pasado tomé un curso que me ayudó mucho en lo personal. Me abrió una serie de posibilidades de ser mejor persona que me han dado mucha tranquilidad. Pero el tema financiero sigue siendo una piedra en mi zapato diario, cada mes le sufro para llegar a mis cuotas a pesar que las ventas son buenas, el eterno problema del flujo de efectivo, etc. No tengo los conocimientos ni las herramientas ni el dinero para asesorarme correctamente y el tiempo sigue pasando.

Además de desahogarme, que para eso abrí este blog, pido su ayuda a los que lean. Necesito tips, asesoría con pago a plazos, ideas o sitios donde pueda buscar información para poner en orden las finanzas de mi negocio. Ustedes saben más que yo y solicito el apoyo del respetable para hacerme más feliz. En mi curso me dijeron que hay que pedir ayuda. Pues aquí estoy, pidiéndola.

Ya saben que si puedo hacer algo por ustedes, lo haría con amor.

Comenten, aporten y échenme la mano.