Archive for August, 2011

Soluciones alternas para la nueva crisis

1

Tengo que empezar diciéndolo: ya estoy curado de espanto. Esta expresión tan mexicana, que significa que ya son pocas cosas las que me sorprenden y paralizan, resume lo que siento hoy con respecto a la nueva crisis que se avecina gracias a la soberbia de nuestros norteños cohabitantes -lease, los pinches gringos.

Un resumen de los últimos años. Mantener la cabeza fuera del agua. Desde la influenza, pasando por la crisis financiera de 2009 y con lo “normal” que fue 2010, lo que se volvió un año de 24 meses con sus claras implicaciones financieras personales y de negocio, el tiempo ha transcurrido lento y al límite. 2011 afortunadamente ha sido mucho mejor, pero para que no se nos olvide, ya los güeros están listos para aplicarnos la siguiente andanada de sus estupideces y están prestos a meternos de lleno en la siguiente crisis.

Como dije al principio, ya estoy curado de espanto. En 2009 me apaniqué, no supe que hacer y me hundí en trabajo que lo único que logró fue envejecerme y amargarme. Como ya no estoy dispuesto a pasar por lo mismo, les quiero presentar algunas alternativas que he pensado para poder sortear esta nueva crisis, que se ve severa, profunda y sobre todo, larga.

1. ¿Do you wanna take a picture in the burro?

Nada tan edificante como explotar a un animal para ganar algunos centavos. Te compra un burro -o un tucán, tigre, mono araña o iguana- y lo pones a disposición del respetable para que, sombrero de por medio, se sientan en contacto con la naturaleza tomándose una foto con la bestia por unos cuantos pesos. La parte del negocio es que el modelo afortunadamente no tiene hijos que mandar a la escuela y aporta su porcentaje para la causa. Esta actividad se puede llevar a cabo tanto en la ciudad, lo que permite más exoticismo, como en los centros vacacionales, lo que permite burlarse del turista al verlo con los huevos de un mono araña directamente en su rostro.

2. “Le leo la mano, le digo su futuro…”

Ser charlatán es lo de hoy. Desde la dizque gitana que pasea por la calle, con un acento extraño y ropajes sueltos leyendo manos y expidiendo pócimas, hasta los nuevos curanderos digitales, esos que van a salvar a una marca de la quiebra desde la comodidad de su teléfono. Usted escoja su charlatán de preferencia, consígase el disfraz adecuado y salga a la calle a embaucar incautos. Hasta se lo van a agradecer.

3. “¿Su permiso, joven?”

Nunca estuvo más de moda hacerse pasar por autoridad para sacar unos cuantos pesos más. Los huecos que existen en la ley y la facilidad para conseguir credenciales y uniformes de cualquier dependencia o representante de la ley da mucha tela para extorsionar a quien sea. Una credencial de la delegación o del municipio y puede uno ir de tortería en tortería amenzando con clausurar por violaciones al reglamento de lo que sea pero estar dispuesto a hacer la vista para otro lado a cambio de una propina o de menos una torta cubana; o en el otro extremo, un par de uniformes de la PFP, dos rifles de asalto de utilería y podemos irrumpir en casas ajenas gritando que buscamos al Compayito, amenazando a los habitantes y de paso, robándonos relojes, alhajas y efectivo. Si dudan de la efectividad de este método, nomás pregúntenle a Efraín Bartolomé.

4. “Un gramito nada más”

Todas las actividades ilegales son lo de hoy en México. Solo lo digo, mas no lo recomiendo. Cada quien.

5. “Voto por voto…”

Ser candidato de lo que sea a lo que sea es una de las actividades más productivas que hay y lo que necesita México es productividad. La relación esfuerzo-beneficio pondría verdes de envidia a un círculo de calidad japonés. No se necesita más que tener un padrino, ser cuate de un narco que financie y al cual hay que regalarle el puesto una vez ganado, y de ahí, de 3 a 6 años de vivir mamanado del presupuesto, el que ha demostrado ser infinito para ellos y muuuy finito para el resto de la población.

Estas son algunas alternativas para sortear la próxima crisis. Por supuesto que se reciben más en el buzón de sugerencias. Pónganse la pila, que la crisis los agarre confesados.

Comenten y aporten.

La Agencia Virtual: 10 años

0

Hoy, 13 de Agosto de 2011, La Agencia Virtual, el proyecto de vida que decidi seguir, cumple 10 años de constituido como una entidad legal. Pero la historia se remonta a unos años atrás.

La Agencia Virtual nace como la idea de un flojo profesional – lease yo – para hacer un negocio. Acababa de salir de trabajar de Qualli, que en su momento era una de las postproductoras más importantes de México y decidí tomarme un tiempo para mi, lo que se volvió un año sabático. Durante los anteriores 10 años, había sido publicista, trabajando en Coca Cola, en Multivisión y como director creativo en Bozell. Por no quedarme fuera de la jugada, tuve una idea. Quería crear la agencia de publicidad más grande del mundo, en la que todos los participantes eran freelance y concentrando al talento más importante del medio. Bajo el principio de “en la publicidad todo mundo freelancea”, la idea tenía algo de sentido. Pero los clientes mexicanos, por lo menos en 1996, querían que su agencia estuviera en un edificio muy lindo de Polanco o de Bosques de las Lomas y le daban más valor a eso que a una buena idea o estrategia. No estoy muy seguro que esto haya cambiado fundamentalmente, ya que desde esa experiencia no he vuelto a participar en el mundo de la publicidad.

¿Cómo me empecé a dedicar a la producción, actividad que no me encantaba e incluso me aburría un poco? Una de mis funciones en Qualli consistía en atender clientes especiales, como asociaciones y empresas del grupo – Qualli pertencía a Televisa. Estos, invariablemente, necesitaban hacer un video. Y a mi, por mi linda cara, ya que mi experiencia en esto era limitada, me encargaron esta tarea.
Al salir a buscar nuevos clientes, yo llegaba con mis ideas geniales que iban a cambiar el rumbo de la publicidad (recuerdo que una vez llegué a Cinemark a ofrecerles una promo cruzada con Catsup La Costeña, que consistía en hacer parecer que los cines estaban cubiertos de catsup o_O) y a cambio me decían: “¿tú no eras el de los videos de Qualli? Pues necesito un video”. Yo, con el fastidio y la soberbia de mis diez años de creativo publicitario, aceptaba a regañadientes. Regaño que duró hasta que empecé a cobrar y me di cuenta que esto si era negocio. Y sobre todo, que había muy poca gente capacitada y sobre todo, dispuesta a producir video corporativo de calidad.

Los videos los hacía empresas de eventos que habían acumulado equipo de producción y postproducción y que, por no tenerlos ociosos, incluían en sus servicios la producción del video del cliente. De ahí salieron joyas, que todas empezaban con una toma de los volcanes o del Angel de la Independencia y un locutor, generalmente Pepe Lavat, que decía algo como “México, país de contrastes y bellezas, lugar que en 1947 vió nacer a Pelitos SA, empresa 100% mexicana, cuyos firmes valores y visión de bla bla bla bla…”. Solo le cambiaban el logo y el nombre de la empresa y listo. No aportaban nada.

Los otros participantes en este mercado eran, o casas productoras de comerciales que tenían bajos ingresos y querían emparejarse produciendo lo que sea o gente muy joven que empezaba y que, con todo respeto, no tenía idea que estaba haciendo. El común denominador es que ninguno de estos participantes estaba interesado en lo único que le importaba al cliente: el negocio. Estaban inmersos en la parte creativa – en el caso de las casas de comerciales – o en sacarse el problema de encima – en el caso de los productores de eventos. Y para mi, esto era un terreno fertil para hacer un buen negocio.

Hoy, La Agencia Virtual ya no es tan virtual. Me quedé con el nombre sólo porque me gusta, pero hay mucho más que buenas ideas. El equipo que me ha acompañado por varios años, los que han pasado por ahí, los clientes que nos han dado su dinero se reflejan en más de 3,000 videos terminados, desde producciones con tomas aéreas y dos semanas de grabación por el país hasta videomemorias de eventos, viajes nacionales e internacionales, cientos de lanzamientos, convenciones y videos de empresa. Pero sobre todo, hemos creado una red de confianza. Hemos hecho muy buenos amigos.

Estoy feliz por esto. Muy feliz.

Comenten, aporten y pónganle unas velitas al pastel.

Los caminos de la vida

16

Estoy pasando por un periodo de transición fuerte en mi vida. Una vez más me divorcio, otra vez a buscarme la vida. Mi negocio da tumbos, no necesariamente malos, pero sumamente desgastantes. Mis tiempos, mis movimientos, mis relaciones, todo está en un momento de transición. A mis 43 años tengo que reinventarme, buscar mi lugar en el mundo otra vez, tratar de no perderme como ya me ha pasado. ¿Estoy cansado? Si. ¿Desanimado? Un poco. ¿Esperanzado? Si. Y mucho.

Se que parece contradictorio, pero así me siento. No me cuestionen. Dentro del mar de muinas que he sido los últimos meses -tal vez años-  veo luz al final del camino. Estoy retomando mi rutina de ejercicio, estoy poniendo en orden mis cuentas, mi casa parece un lugar donde un humano puede vivir, estoy saliendo de manera estable con una extraordinaria mujer, veo a mis hijos prácticamente diario, tomé un curso que me hizo ver muchas cosas de mi vida. Estoy en limpieza profunda.

¿Cómo llegué aquí? Yo creía que era mi capacidad de solucionar las cosas, mi inteligencia y mi creatividad. I was so wrong. Lo que me trajo hasta aquí fue creer que siendo como soy iba a ser significante para los demás y que siendo visible -aunque fuera de la peor manera- los demás me iban a aceptar y a querer. Que fuerte para un adulto hecho y derecho descubrir de golpe y porrazo que sus decisiones de la infancia lo iban a perseguir hasta la edad madura. Pero así fue y hoy tengo la mitad de mi vida no para corregir, que es un error desde mi perspectiva, sino para redireccionar. El camino frente a mi ya no es una serie interminable de bifurcaciones. Hoy mi camino es un páramo abierto, vacío, en el que puedo sembrar y cosechar lo que se me pegue la gana, incluir a quien yo quiera, caminar en cualquier dirección sin temor a equivocar el rumbo o a perderme y ser la persona que siempre quise ser. Un buen hombre.

En el curso que tomé -si hay alguien interesado le puedo dar los datos, no quiero hacer anuncios aquí- hubo un punto en el que me tuve que cuestionar cómo hubiera sido mi vida si en ese punto de inflexión hubiera decidido no comportarme como lo hice y de pronto se me vino el mundo encima y no pude hacer mas que llorar. Porque me di cuenta de todas las personas a las que lastimé, todo el tiempo que perdí, todas las oportunidades que dejé pasar. Todo por manterme en una actitud que me sirvió a los 9 pero no a los 39. Y así fue y no me arrepiento, solo me entristece.

¿Qué sigue? No se. No quiero saberlo. Hoy me siento más ligero que ayer. Estoy dando tumbos aún, diciendo lo que me nace en ese momento y lastimando. Pero me disculpo, analizo y regreso. Hoy la vida me está regalando otra oportunidad. Y no me refiero a una falsa libertad, sino a la conciencia de cómo voy a ser a los 85 años y qué quiero para mi de hoy en adelante. Quiero estar conmigo y ser de utilidad a los demás. Quiero ser un buen hombre.

Comenten y aporten. Y pasen los kleenex, porfa.

Go to Top
Get Adobe Flash player