Archive for October, 2010

Ya viene la Twittposada 2010

0

Esto logramos el año pasado. Vamos por más.

Bravo Chile.

0

Dejar pasar oportunidades como esta es inadmisible. Es necesario dejar huella de la maravilla humana y tecnológica que ocurrió en Chile el 13 de Octubre de 2010, fecha en la que 33 mineros fueron rescatados de las entrañas de la tierra, que se los había tragado 70 días antes y que estaban condenados a una muerte segura. El coraje, la suerte y el trabajo incansable de miles de personas lograron recuperarlos de su tumba en vida. Y, para variar, en México tampoco dejamos pasar la oportunidad de hacernos las víctimas a costillas de los éxitos de los demás.

A primera vista, los que sucedió en Chile y lo ocurrido en Pasta de Conchos en 2006 suena similar: un accidente minero con personas atrapadas. Pero hay diferencias fundamentales. Mientras que en Chile ocurrió un derrumbe en la que los mineros quedaron varados en una zona con servicios de comunicacion, agua, alimentos, sanitarios y espacio suficiente, en México ocurrió una explosión de gas que mató casi instantáneamente a la mayoría de los que estaban ahí y malhirió a los demás. En Chile pudieron esperar 70 días, incluso con toda la calma del mundo para rescatarlos gracias a las condiciones en las que se encontraban. En México, la explosión, los gases, la situación de muertos y heridos hizo que incluso unas pocas horas fueran críticas con una muy baja posibilidad de éxito. Los recursos millonarios que se metieron en la mina chilena fueron aportados por muchos países a lo largo de las semanas, incluso con motivaciones tan básicas como reflectores en los medios internacionales o deducir impuestos. En Pasta de Conchos no hubo ni siquiera la oportunidad, por el tiempo, de conjuntar todos estos recursos. Por lo menos desde mi punto de vista, las diferencias entre los dos eventos son evidentes; tratar de compararlos es un acto de necedad que a todas luces lleva cualquier otra intención que no es reconfortar a las víctimas o a sus familiares, sino a jalar una vez mas agua a un pozo político utilizando la vieja técnica del perro apaleado para ganar simpatía.

Portarse como víctima usando los éxitos de los demás es una de las formas mas bajas de ganar simpatía. Lo sucedido en Chile podría calificarse de milagro: tantas condiciones de suerte son difíciles de conjuntar. En México es simple y llanamente una tragedia causada por la negligencia y por las condiciones peligrosas propias de un trabajo. Las víctimas fueron las familias de los trabajadores que perdieron a sus esposos, padres o hijos; las víctimas no fueron los mexicanos ni los políticos ni los líderes sindicales que con fuerza impulsan sus ideas a partir de utilizar el dolor ajeno (insértese aquí Guardería ABC). Los culpables son los empresarios tiburones que no les importan las condiciones de trabajo de sus empleados y que recortan costos de seguridad para mantener un margen mayor de ganancia; el culpable no es Fox ni Calderon ni el gobernador por no haber estado en el brocal de la mina removiendo escombros y abrazando a cada uno de los deudos. Este es un ejemplo más de que la clase política en México nomás no es capaces de ver las cosas como son y siempre tratan de personalizar los problemas para demostrar que ellos están bien y los demás mal, con la única intención de ser los siguientes que firmen la chequera.

Realizar todo tipo de trabajo peligroso, como la minería, la extracción de petróleo o la protección publica debería estar regulado de manera especial, en la que la seguridad de los trabajadores esté supervisada de manera incluso exagerada. Es lo mínimo con lo que le podemos retribuir a estos héroes que todos los días se juegan la vida para que nosotros, los de a pie, gocemos de los beneficios de lo que ellos producen. Eso si es función de un gobierno, regular estas condiciones y exigir que se cumplan. Pero reclamare al presidente de México, que ni siquiera lo era durante la tragedia de Pasta de Conchos, que porque no utilizaron la misma técnica ahí para rescatar posibles sobrevivientes o los restos de los muertos, se me hace un ejercicio, además de inútil, insultante para aquellos que lo único que tienen de sus muertos es la foto y el recuerdo.

Comenten y aporten. Bravo Chile.

No lo olvides

3

Y que pasa otro dos de Octubre. Y que los recalcitrantes que viven en el pasado no dejaron que se nos olvidara. Con respecto a este evento, yo tengo mis puntos de vista y como este es mi blog, me dispongo a exponerlos.

Antes de que se me avienten a la yugular, yo NO estoy de acuerdo con la decisión del gobierno de balacear estudiantes y miembros de otras organizaciones. Yo NO estoy a favor de este tipo de represión, que se me hace lo mas salvaje que hay. Y yo NO le aplaudo a nadie que utilice la violencia para hacerse escuchar. Dicho lo anterior, continuo.

El dos de Octubre de 1968 fue una fecha aciaga en la historia moderna de nuestro país, ni hablar. Yo considero esa fecha como uno de los grandes parte aguas del despertar ciudadano y de la descomposición gradual del sistema político mexicano, junto con el asesinato de Colosio y el temblor del 85. Mas que recordarlas, creo que tenemos que aprender de estas fechas, porque si, el que olvida su historia esta condenado a repetirla. Pero de ahí a mantener una lucha anacrónica como bandera política actual hay una gran diferencia.

1968 fue uno de los años mas revueltos en la historia moderna del mundo. En muchos países hubo revueltas que cambiaron la configuración socio política del planeta y México no fue la excepción. Aquí el movimiento comenzó como un reclamo sindical y a partir de una agresión de la autoridad a una preparatoria prendió en la comunidad estudiantil como reguero de pólvora. Poco a poco, los líderes sindicales se echaron para atrás, dejando como primera línea a estudiantes que, en su mayoría, iban a echar relajo y a perder clases. Y un gobierno represor y ciego decidió cortar de tajo la protesta y se llevó a cientos o tal vez miles entre las patas. Si. En 1968.

Estamos en las postrimerías de la primera década del siglo 21. Han pasado mas de 40 años desde aquel obscuro día y como sociedad hemos avanzado. No se si en la dirección correcta, pero hemos avanzado. Pensar que podemos analizar los acontecimientos actuales con la misma visión que tenían nuestros padres e incluso nuestros abuelos (tomemos en cuenta que un estudiante de 1968 podría llegar a tener 65 años hoy) es no nada más un error de perspectiva, sino un insulto a lo que como sociedad hemos logrado.

Hoy, una represión similar seria simplemente impensable. Vivimos en una sociedad informada o por lo menos con un gran acceso a la información. Aunque tratemos de negarlo y nos resistamos a creerlo, si estamos insertos en un mundo globalizado que nos pide a gritos que nos demos cuenta y decidamos participar. Hemos sufrido vaivenes políticos brutales, del centro a la izquierda y a la derecha y aquí seguimos, bastante pasivos desde mi punto de vista, pero trabajando y creciendo. Los políticos que perpetraron semejantes atrocidades ya no están, se murieron o perdieron su poder. Somos un país mas rico que hace 40 años, lo malo que peor distribuido.

A lo que voy es que en México tenemos todas las condiciones para ser un gran país. Lo que hace falta es involucrarnos, ser responsables con esta patria que ha sido tan golpeada por políticos y ciudadanos por igual. Andar por la vida con lastres nos hace lentos y pesados. Dejar que grupos nos venden los ojos con discursos anacrónicos y no nos dejen ver la maravilla de país que podríamos tener debería estar penado por la ley. Azuzar a jóvenes que nada tienen que ver con los ideales que tenían nuestros padres o abuelos que estuvieron metidos en aquella época con ideas estúpidas de revoluciones armadas o anarquía es absolutamente irresponsable. Las condiciones no son ni serán las mismas. Nunca más. Esa debe ser la enseñanza que nos deja la sangre de los que la derramaron, sabiendo o sin saber.

Comenten y aporten. Paz.

Go to Top
Get Adobe Flash player