Archive for August, 2010

NiNis

1

Salio una nota el día de hoy acerca de los NiNis (Ni estudian, Ni trabajan). Según el Rector Narro de la UNAM, suman cerca de 7 millones los individuos que no dan golpe en México. Advierte de los peligros sociales que esto puede acarrear, bla, bla, bla. Y para variar, yo me pongo a pensar.

Definitivamente, México no es el país de las oportunidades, por lo menos de las legales. La estructura que tenemos, política, social y económica, no permiten amasar grandes fortunas, bueno, siquiera vivir dignamente si no eres amigo del amigo del amigo. Pero de ahi a tener como decisión de vida no hacer nada, NADA, creo que hay un abismo de diferencia. Y no me refiero a las comunidades o individuos que por su marginación, ignorancia o discriminación no sean productivos. Esos grupos requieren de nuestra atención y ayuda urgentes para integrarlos. Me refiero a los porros, muchos políticos, eternos becados (que se supone que estudian pero viven una vacación permanente), juniors, hombres y mujeres mantenidos que explotan a sus conyuges y un gran etcétera. Estos parásitos que nos cuestan a todos, porque de hambre no se están muriendo. Todos los días le bajan al baño, comen, se visten, se mueven. Y lo hacen con algún tipo de recurso que por lo visto no sale de sus bolsas.

Un parásito es aquel ser vivo que se nutre a expensas de otro ser vivo de distinta especie sin aportar ningún beneficio a este último. Los virus y las bacterias se clasifican en esta definición. Y los NiNis, según mi visión, son igual o peor de dañinos para una sociedad como sus microscópicos compinches. Su aversión por ser productivos los hace presa muy fácil de depredadores como narcos, zetas o delincuentes comunes, ya que su visión del camino sencillo hace eco en los principio que rigen a estas organizaciones.

Y no creo que se trate de aplicar programas asistencialistas, a menos que sea absolutamente necesario. El problema creo que reside en la visión que como individuos tenemos de nosotros. Nos hemos convertido en un país con una visión aspiracional. Todos queremos ser gueros, guapos, altos, espigados, ricos, licenciados, doctores, ingenieros, pero ya nadie quere ser agricultor, artesano, cerrajero, plomero, cargador. Todos estos son trabajos dignos, que llevan comida a la mesa y que si se hacen bien y con amor pueden prosperar y crecer. El mundo no está formado de ricos, está formado de gente con ganas de salir adelante y poder disfrutar la vida en los términos que le toca vivir a cada quien. Pensar que está bien no dar golpe es un insulto al circulo cercano y a México en general. ¿Con qué derecho esta gente usa los caminos que yo ayudé a construir? ¿Por qué toma del agua que yo ayudo a traer? ¿Por qué vive a mis costillas?

Los problemas de México son muchísimos, eso está claro. El desempleo es una realidad que aqueja a muchos. Pero aquel que pierde su trabajo busca otro y otro y otro hasta que lo encuentra. Recuerdo un tipo que nomás se cambiaba de esquina y que llevaba por lo menos 7 años tirando pelotas en un alto. Eso no es una etapa de transición. Es un cinismo que debería ser penado por la ley.

Comenten y aporten

Ciudadanía 2.0

0

En Junio me invitaron a participar como panelista en Ciudadanía 2.0 para hablar de la #Twittposada como un ejemplo de recaudación de fondos para instituciones no lucrativas utilizando las redes sociales.

Los principios de este evento se pueden resumir en este texto, tomado de la página de Ciudadanía 2.0

En la construcción de una nueva relación  horizontal gobierno-sociedad, en la que los ciudadanos y las instituciones crean en conjunto políticas públicas,  ser  ciudadano 2.0, es un esfuerzo que nos permite reflexionar cómo nos re-inventamos cómo ciudadanos habilitando tecnologías de información  para generar  mayor compromiso cívico.Este espacio es una plataforma de reflexión sobre nuestro ser ciudadano. Podrás informarte, comunicarte, asociarte, y generar conocimiento para poder transmitir a cada vez más personas esta transformación hacia una ciudadanía 2.0.

Les comparto el video completo. Si quieren saber más, visiten el sitio

La sociedad digital.

2

Todos estamos inmersos en el monitor, en el teclado, en el estátus. Escribimos incesantemente que nos pasa, con la esperanza de hacer eco en alguna alma solitaria que replique lo que decimos y no sentirnos tan solos. Leemos y leemos historias que podrían ser las nuestras y a veces nos quedamos en el vouyerismo digital para no involucrarnos y gritar que estamos igual de bien o igual de mal. Todo esto lo hacemos desde una computadora, un teléfono, desde un café, escondiéndonos de nuestro jefe, de nuestros amigos, desde el baño, en un semáforo o mientras esperamos el transporte. Somos jóvenes, adultos, viejos, ingenieros, licenciados, desempleados, amas de casa, choferes, estudiantes, archivistas, geeks o wanabees. No somos nadie y somos uno; somos la sociedad digital.

Mi reciente visita a Campus Party México (si no saben qué es vean este video) me mostró un mundo del que tenía mucha idea pero que nunca me había metido de lleno. Ver a más de 6,000 personas encerradas en un recinto haciendo algo que en otras épocas hubiera levantado muchas cejas fue en verdad impresionante. Decenas de mesas enormes con cables saliendo de todos lados con miles y miles de personas conectadas simultanemente, compartiendo contenidos, algunos bajando otros, otros jugando en línea, muchísimos escuchando, bebiendo las palabras de los conferenciantes, disfrutando de cosas tan absurdas como la manera de configurar un firewall o el mejor modo de cablear una computadora enfriada por aceite mineral.

Ellos, nosotros somos la sociedad digital, los que nos encontramos todos los días en las redes sociales -a pregunta expresa de un ponente, quien no tuviera Twitter que levantara la mano, nadie la levantó-, los que comprtimos desde lo más interesante hasta lo más banal, los que no nos gustas que las estrellitas de radio, TV, prensa y cine pretendan utilizarnos como vehículo comercial de sus productos. Nosotros somos la sociedad digital.

Y no estamos locos, ni estamos alienados ni somos unos raros que solo vivimos en las pantallas y en los teclados. Somos un hervidero de ideas, muchas inoperantes por las condiciones economicas y culturales de México, de proyectos que con poco dinero podrían cambiar la vida de mucha gente -recuerdo una computadora que a la vez era escritorio, desarrollado por estudiantes de la Universidad de Cuautitlán Izcalli, ideal para casas de interés social-, de una pasión por la tecnología y con la creatividad que sólo la estrechez económica puede dar. Eso somos en la sociedad digital.

Pero como en toda sociedad nos criticamos, nos bloqueamos, nos agredimos, nos descalificamos. Muchos pretenden ser lo que no son y otros no pueden ser lo que pueden llegar a ser. Tenemos rencores, disputas absurdas, cotos de poder. Nos seguimos tratando como en la escuela, cuando el nerd no dejaba copiar a sus compañeros, con la diferencia que hoy tenemos que ser la sociedad más abierta a la innovación y a las ideas, a compartir y promover el conocimiento. No podemos ser tan mexicanos (y no me reclamen, ya saben a que me refiero) si queremos ser parte de la sociedad digital global.

Tanto acceso con tan poca visión nos va a mantener al margen de una corriente que en todo el mundo está arrasando y aquí nomás no termina de despegar.

Comenten y aporten.

Ecotweet, ayudando al mundo un twitt a la vez

0

Ayer tuve la oportunidad de asistir,invitado amablemente por @isopixel, a la presentación formal de Ecotweet (www.ecotweet.com), una plataforma que utiliza Twitter para lograr la reducción de la huella de carbono de los usuarios que deciden utilizarla. Ecotweet es una empresa de PlanetUp, la cual se dedica a la compra de bonos de carbono en los mercados internacionales para utilizarlos en proyectos verdes, especialmente en la reforestación y en energía eólica.

EcoTweet es un original de cliente web de Twitter que pretende concienciarnos sobre la necesidad de frenas el cambio climático, donando pequeñas cantidades de dinero cada vez enviamos un tweet desde él. PlanetUp.

La integración de redes sociales en la conservación del planeta no ha ido más allá de el activismo que se detona a través de ellas. Lo interesante de Ecotweet es la liga que se hace entre la inversión publicitaria en la red y la utilización directa de estos recursos en proyectos reales y tangibles. El funcionamiento básico es entrar en la página (la que se encuentra en una versión Beta, no se me asusten si les faltan funciones) y actualizar los estátus desde ahí. Al estar identificado por IP, Ecotweet la registra y dedica una pequeña parte de sus recursos, obtenidos de dinero destinado a publicidad online, a un proyecto de conservación en la zona geográfica de la actualización. Se tiene pensado ampliar el alcance a otras redes sociales como Facebook y a generar aplicaciones móviles para Smartphones. Por lo pronto solo se puede hacer desde web.

Ecotweet no es la solución, es un hecho. Pero es definitivo que nos tenemos que preocupar por nuestro planeta; la suma de todas las acciones, desde no tirar basura, reciclar, utilizar menos nuestros vehículos y apagar focos hasta actualizar nuestro status de Twitter via Ecotweet aumentarán la posibilidad que no suframos un desastre ecológico que nos podría llevar a la extinción. Cada pequeña acción cuenta.

Si quieren más información acerca de Ecotweet o de PlanetUp, sigan en Twitter a Ian Wolff encargado en México de esta iniciativa.

Comenten, aporten y reciclen.

Go to Top
Get Adobe Flash player