Archive for April, 2010

La viga en el ojo propio.

8

En los últimos días se ha generado una gran discusión alrededor de una nueva ley anti inmigrantes que se está cabildeando en el estado de Arizona y ha encontrado fuerte oposición por parte de los grupos más liberales y apoyo por parte de los conservadores. La gobernadora Jan Brewer, cual moderna nazi, pretende que se legalice la filiación racial como motivo de revisión, bajo sospecha y premisa que las pesonas con rasgos primordialmente latinos se encuentran de manera ilegal en el país.

Bajo esta propuesta de ley, la policía podría revisar y cuestionar a cualquiera que sospeche es un indocumentado; también prevee sanciones hacia aquellos que contraten o transporten trabajadores ilegales. Los defensores de los derechos de los inmigrantes temen que esta legislación siente un precedente en otros estados de la unión americana y cause un efecto dominó que afectaría fuertemente la economía norteamericana y podría generar encono frente a ciertas razas. Si alguien desea ver el texto completo de la ley, lo puede ver aqui.

Más allá de lo deleznable de la propuesta del senador estatal Russell Pearce, que más parece un movimiento político digno de la Gestapo que de un senador de un país de primer mundo, hay varias lecturas que se le puede dar a esto. Por un lado, el resurgimiento de la intolerancia racial y la ultraderecha fascista en Estados Unidos y varios paises de Europa; esto está repercutiendo severamente en la situación de la migración legal e ilegal y por consiguiente en la economía mundial, ya que las remesas son una fuente muy importante de divisas de muchos países, México incluido. Por un lado, que es lo que esgrimen los que están de acuerdo con estas prácticas, el costo de mantener a una población irregular es muy alto y en teoría no hay un retorno en impuestos de los servicios que los ilegles consumen; pero por otro, existe el doble discurso en el que las autoridades están en contra de los trabajadores ilegales y sin embargo siempre encuentran alguien que les de trabajo, al ser mano de obra barata. En esta discusión podríamos estar eternamente y es responsabilidad de las autoridades de cada país no permitir que se lleven a cabo actos de discriminación e intolerancia, con los cuales todos deberíamos estar en desacuerdo.

La otra lectura es la realmente me interesa y esta es las razones por las que los trabajadores ilegales llegan a otros países. Está muy claro que es por falta de oportunidades en sus comunidades. La pobreza, el hambre y las pocas perspectivas de desarrollo son un fuerte expulsor de talento y de mano de obra y ahí es donde radica la raiz del problema. Nadie quiere ser tratado mal, ni como persona de segunda o tercera. Pero muchas veces eso es más deseable que vivir al filo de la navaja sorteando incluso qué se van a llevar a la boca ellos o sus familias. Por eso dejan todo, no or perseguir el sueño americano sino por darle mejores condiciones que, evidentemente, México no les puede ofrecer.

¿Porqué estamos tan atrasados en esto? ¿Porqué después de tantos años seguimos siendo un país exportador de mano de obra? ¿De verdad no tenemos la capacidad de generar aquí los empleos y las condiciones para que nuestra gente trabaje dignamente y se gane el sustento y más? Durante años he escuchado que el gobierno es el que debe generar los empleos. Mentira. El gobierno genera las condiciones, pero los empleos los generan los empresarios. Y bajo el pretexto que no hay condiciones, no hay empresas ni proyectos productivos nuevos, creativos y distintos para poder emplear a millones de personas cada año.

Las condiciones no van a cambiar de la noche a la mañana, si es que cambian. Ya lo dice Cristina Pacheco, aquí nos tocó vivir; pero esto no debe ser una maldición que nos persiga eternamente ni ser el yugo que nos mantenga pobres y atrasados. Por el contrario, es tierra fértil para las ideas, para el trabajo conjunto, para los proyectos valientes en los que nadie cree. Bien dicen que las crisis son épocas de oportunidad, depende del cristal con que se miren. Pues si es así, México, tras casi 40 años de crisis, debería ser el paraíso de las oportunidades.

Tengo dos ideas, a ver quien le quiere entrar.

Idea uno: ¿porqué India tiene el monopolio de los call centers de servicio y apoyo? ¿Porqué no capacitar a una comunidad en Hidalgo o en Chiapas para dar este servicio al mercado de habla hispana? El costo de la renta de una estación de call center es de alrededor de $2,500 USD mensuales por cada cuenta que lleven. ¿De verdad esto no se puede hacer en México?

Idea dos: ¿porqué tenemos tantas tierras desperdiciadas en México? Mi amigo Octavio González desarrolló un proyecto para producir chiles habaneros con hidroponia a petición de otra persona. Además de multiplicar la producción por hectárea diez veces, utilizó muy poco espacio (alrededor de 5 hectáreas) y tuvo una gran idea: lo hizo en Acapulco. Así, redujo de manera importante el costo de transporte, ya que la mayoría de los trailers que van allá regresan vacíos y pudo negociar mejores costos. Está pensando ahora desarrollar este mismo modelo para distintas partes del país. El chile habanero tiene aplicaciones de alta tecnología como cubrir cables de fibra óptica para evitar que se lo coman los roedores, como gas pimienta y otras aplicaciones militares, por ejemplo. De un simple condimento, se puede pasar a productos de gran valor agregado y costo muy elevado.

Ideas sobran; seguramente todos tenemos una. Dinero si hay. Hay empresas y empresarios dispuestos a invertir en proyectos que prometen. ¿No creen que es mejor ver la viga en el ojo propio y hacer algo ya por echar a andar la planta productiva, sin esperar a que el gobierno lo haga? Yo me voy a proponer generar dos empleos este año. Si un millón de empresarios se proponen lo mismo, habría 2 millones de nuevos empleos en el país. No importa el tamaño de la empresa. Importa el tamaño del compromiso.

Comenten y aporten.

México chueco.

2

Estamos viviendo en un país chueco. Hoy me doy cuenta que es más importante saber el resultado del juego del Barcelona que el resultado de la economía mexicana. Los temas de fondo del país (cualquiera que estos sean dependiendo de la importancia que cada quién les de) está opacados por un crímen del fuero común, doloroso si, pero no más relevante que cualquiera que haya ocurrido en cualquier esquina del país. Hoy me doy cuenta que hay que aplaudirle a un veterano periodista por haber entrevistado a uno de los más buscados del mundo en vez de exigirle que participe de manera activa en las investigaciones para encontrarlo, condenarlo y encerrarlo.

A las autoridades ni quien les crea y sobre todo, ni quien las apoye. Basta con que cualquier funcionario salga a dar una declaración, la que sea, para que todos salgan con sus opiniones expertas (me incluyo a veces) a pedir su cabeza (me excluyo siempre). Cada vez más los clientes y los proveedores de México son más inexpertos, se dejan llevar solamente por el precio y se les olvida que representan a corporaciones o negocios que son los que crean los empleos en ente país; la irresponsabilidad con la que tratan su trabajo, la falta de planeación y del más mínimo conocimiento de algo distinto a lo que tienen en su escritorio

Los niveles de ignorancia en general son alarmantes, el cinismo de la gente al tratar temas delicados o sensibles raya en lo ridíciulo, el desinterés por aprender asusta. Un balazo a un futbolista es capaz de hacer que gente que debería estar produciendo se pare afuera de un hospital por días a llorar, esa misma gente que después está en marchas y mítines exigiendo servicios, vivienda y trabajo.

Me encantaría ver el día que la gente se reuna alrededor de un empresario a venerarlo como hacen con las estrellas de televisa. Que den gracias a los que siguen creyendo en un país que a todas luces está sostenido por hilos muy frágiles y que en cualquier momento colapsa. Que se hinquen y lloren el día que este empresario decida no seguir creando empleos e invirtiendo en un hoyo sin fondo, sin seguridad física, jurídica o económica. Que se indignen porque tiene que esperar 120 días para cobrar un trabajo urgente y que de todos modos tiene que seguir cubriendo sueldos, prestaciones y servicios.

Estamos en un país chueco, chuequísimo. Se ha ido doblando cada vez más. Y todo llega a un límite. No se nos vaya a romper.

Comenten y aporten.

Go to Top
Get Adobe Flash player