Poster #internetnecesario
Si quieres el poster, da click en él.
#internetnecesario demostró ser uno de los movimientos más sui generis de los últimos años. Un grupo básicamente de desconocidos se unió a través de la red para demandar a los legisladores la eliminación de un impuesto que consideraban abusivo y retrógrada. Y lo lograron sin cerrar calles y sin causar un desorden público que solo hubiera llevado detractores al movimiento.

¿Cuáles fueron las razones por que fué exitoso #internetnecesario? Me voy a permitir copiar unos puntos que @mariocampos pubicó en su blog de El Universal hoy y que creo que resumen de manera muy objetiva lo que se hizo:

La naturaleza de la causa. La defensa de internet unificó a los grupos más diversos, no partidizó de origen, no distinguió por ideologías, no era una bandera de la que en principio se pudiera diferir.

La demanda era simple y con sustento. Muchos de los protagonistas aportaron datos, ideas, argumentos que estuvieron acompañados con una consigna fácil de entender y compartir bajo la etiqueta de #internetnecesario. Si bien hacia el final se quiso ampliar el rechazo hacia el impuesto al resto de las telecomunicaciones fue importante identificar un objetivo concreto.

La protesta definió formas de actuación. Desde la colocación de la etiqueta #internetnecesario, la foto en el Parque Hundido o el envío de correos a los legisladores. Se crearon formas para canalizar el descontento lo que sirvió para reforzar el sentido de pertenencia y la demostración de fuerza.

Identificó interlocutores. Esta es una de las piezas más importantes de toda la experiencia. No se quedó en un desahogo de amigos ni un movimiento de internet. En el momento en que se entendió que había que llevar el mensaje a los tomadores de decisiones se dio un paso fundamental. La reunión con los legisladores fue clave para el triunfo porque fue el eslabón para conectar la nueva política – en la red – con la tradicional, que se produce en el encuentro cara a cara.

Se hizo política institucional. Algunos de los impulsores tuvieron la virtud de conocer y explicar el proceso legislativo. Se hizo en el momento y con las personas adecuadas. Es un ejemplo de madurez política pues se pasó del reclamo ambiguo a la gestión concreta.

El lenguaje fue respetuoso. Parecería una anécdota pero el tono fue una pieza clave para el diálogo. A los interlocutores nunca se les agredió. No fueron insultados ni descalificados y eso los hizo receptivos a los argumentos.

El movimiento no tuvo líderes. De esta protesta destacaron varios twitteros, figuras importantes que ya he mencionado en post anteriores y que tuvieron el estratégico papel de ser de voceros con los legisladores y con algunos medios, sin embargo está claro que no hubo una persona que se presentara como la cabeza, lo cual además habría provocado la distancia de ciertos impulsores.

Se involucró a los medios tradicionales. Internet es un espacio muy importante pero acotado. Las notas y entrevistas en prensa, web, radio y televisión contribuyeron a captar a más simpatizantes y a generar incentivos para que los políticos pusieran atención al tema.

No fue, es, ni será un proyecto “institucionalizado”. Contrario a la tendencia que tenemos de “institucionalizar” todo con membretes, organigramas, comités, estatutos, etc. En este caso se entendió que el movimiento nació con un objetivo y así mismo desaparece. Eso que algunos podrían ver como una debilidad en realidad es una fortaleza porque la lealtad se gana por causas específicas y no de forma incondicional ni atemporal. El movimiento es una muestra fiel de la libertad con la que se actúa en las redes sociales, similar a como se hacen películas: personas talentosas se unen para sacar adelante un proyecto hasta que éste llega a su fin.”

Mario Campos, El Universal

Hoy estamos en posibilidad de generar movimientos de impacto sin la necesidad de recurrir a la violencia, al encono o al agravio. #internetnecesario lo demostró. Si existieran modelos exitosos de protesta, este seguramente sería uno de ellos. Hoy la responsabilidad que tenemos como habitantes de México y pobladores de la red es explicarle a todos los que tengamos a nuestro alrededor que si se pueden hacer las cosas. Cerrar calles no es la opción. Buscar a nuestros representantes, ponerlos en el ojo público, conocer los mecanismos correctos de petición y reclamo, salir de nuestro letargo participativo y exigir de manera respetuosa y ordenada es, en mi opinión, lo que va a hacer que nuestras inconformidades reciban apoyo y las podamos convertir en realidades.

#internetnecesario no nació para convertirse en una organización ciudadana. Fué creado para luchar por una causa específica y así lo hemos visto los que estamos involucrados. Habrá otras batallas en otros frentes, pero eso ya es harina de otro costal.

Comenten y aporten.

Be Sociable, Share!