Archive for August, 2009

La larga mano de la tecnología

0

Estoy en el aeropuerto de San Francisco esperando un vuelo que me llevará lejos. Antes de salir de México, hace varias horas ya, decidí desconectar del mundo mi iPhone (redes, 3G, push mail etc.) para evitar incurrir en esos enormes gastos y atorones que Telcel me receta cada vez que salgo del país. Y cual va siendo mi sorpresa cuando, al estar desayunando un omelette tipo hule, encuentro una red de TMobile que me permite navegar desde mi cuenta de Prodigy.

Como mexicano uno siempre es reticente a estas comodidades tecnológicas. Piensa que hay costos ocultos (aún no estoy seguro que vaya a llegar una cuenta adicional, pero eso es otro cantar) o que el FBI nos va a fiscalizar. Pero el hecho de tener acceso a MI cuenta de internet en otro país con solo meter mi cliente y mi password me parece fascinante. Hasta pienso que Telmex lo está haciendo bien.

Por lo pronto, estoy en una zona de comida rápida, rodeado de la fauna internacional, tomando un café bastante correcto y escuchando a unos cantantes que me recuerdan a la nostalgia del verano del amor en la Gran Bahía. Y ustedes lo saben gracias a la larga mano de la tecnolgía.

Comenten y aporten.

Entre tuiteros y feisbuqueros te veas.

3

Entre los geeks y los que no son tanto ha surgido una discrepancia similar a los que les gustaba Kiss o Queen, los Stones o los Beatles, iPhone o BlackBerry. Los que tuitean no se hablan muy bien con los que feisbuquean y los que feisbuquean no entienden muy bien a los que tuitean. Y como este es mi blog, yo quiero dar mi punto de vista y me gustaría mucho escuchar comentarios.

Mi visión: los que tuitean ya pasaron por Facebook y les da un poco de flojera. Tener que leer interminables cadenas de comentarios, recibir correos que dicen “jajajajaja” o enterarse de lo que dice la galletita de la suerte de un desconocido es demasiado trabajo mental para el resultado que se recibe. Como dijo mi amigo Zamora “es que Facebook es tan hace dos años”. La velocidad con la que algunos requieren la información hace que facebook de pronto parezca el chismógrafo de la secun.

Por otro lado. Los feisbuqueros de corazón no entienden muy bien de que va Twitter. Lo leen y simplemente no lo entienden. Tratar de descifrar esto (twestivalmexSupport Twestival Mexico City, add a #twibbonto your avatar now! - http://bit.ly/yCzWv) pensando en que ya no pueden escribir más es simplemente demasiado. Necesitan más de 140 caracteres para poder decir lo que sienten y piensan. Si hay fotos, es una sola y por lo general está fuera de contexto, no en un album muy bien estructurado en el que hay tags de las personas que ahi están. Los links tienen un formato rarísimo y es una sorpresa siempre entrar a ver que hay. En palabras de varias que conozco “nomás no le entiendo”.

Y no está mal que no se entiendan. Cada red social tiene fans y detractores, pero al final, la función es la que cuenta. Yo me considero híbrido, usuario de ambas plataformas y me siento muy cómodo en las dos. Claro, no busco a mis amigos de la primaria o de la carrera en Twitter y no pretendo informarme de los expertos de lo que sucede en un área específica en Facebook. Mi abuelito era muy sabio, “cada chango a su mecate”, decía.

Al final, de pronto sueño que la tercera guerra mundial va a ser lidereado por @elnaquito, @mrskutcher y @castor para acabar con la Cofradía del Trebol de Cuatro Hojas y del Test “¿Qué Teletubbie eres”?

El poder regresa a la gente.

4

¿Cómo sería un mundo en el que los medios se convirtieran en personas? ¿Donde el poder regrese a la gente? ¿Donde los periódicos, la televisión y el radio buscaran su información en blogs, twitts, faces, podcasts, wikis y demás? No está muy lejos.

Hay ejemplos de esto. Cuando el avión de US Airways se cayó en el rio Hudson, cientos de personas armadas sólo con sus teléfonos celulares se acercaron al desastre y comenzaron a tomar fotos, mismas que inmediatamente fueron publicadas en diferentes redes sociales, como Flickr. Horas después, varias de estas imágenes estaban publicadas en los diarios y portales del mundo, sin que mediara pago alguno hacia los autores. Para cuando se publicaban, los medios tradicionales estaban apenas mandando a sus reporteros. Este es sólo un ejemplo de lo que el poder de la gente con un dispositivo móvil puede lograr.

Ahora, llevemos esto a cuestiones más de fondo. El drama de las elecciones en Iran desató una animadversión por parte de sectores de la población que fué rápidamente sofocada por el gobierno. La manera como la gente se enteraba de lo que sucedia fue gracias a Twitter; esto llamó la atención de monstruos como Time que le dedicaron tiempo y espacio en sus abultadas columnas.

El poder de la comunicación está en la gente. Las redes sociales van más allá de poner nuestro status o qué estamos comiendo. Tenemos en nuestras manos gracias a la tecnología un estudio de TV, una sala de redacción y una cabina de radio. Pero como dice El Hombre Araña, con un gran poder viene una gran responsabilidad. Los que de alguna manera estamos tratando de meter los pies en este mar proceloso confiamos en el poder de la gente para nutrirnos, para leernos, para comentarnos y para recomendarnos. Y juramos solemnemente hacer buen uso del poder que nos confieran.

Downloaders vs uploaders

3

Desde hace más de 20 años estoy en el mundo de la comunicación, la publicidad, la estrategia y la producción audiovisual. Cualquiera diría que tengo una carrera hecha y derecha. Domino lo que hago, me gusta y hay por ahi más de uno que considera que lo que hago es bueno. Y a mi lo que me gustaría es entrar al mundo online.

Desde hace varios meses y cortesía del connato de epidemia de influenza, tuve una temporada en la que sacarme la pelusa del ombligo era la actividad pico del día. Como buen semi geek que soy, me dediqué mayormente a incrementar mis amigos en Facebook y a retomar twitter que lo tenía medio abandonado. Debo confesar que a pesar de ser usuario de ambas redes desde hace dos años, las entendía poco, sobre todo a twitter. Facebook me parecía más divertido (mis experiencias en los albores de los chat rooms se limitaban a leer mentadas de madre en 6 idiomas y conocer gente tan interesante como una esponja de mar), tenía a amigos que no veía hace años y me sentía en contacto con ellos, pero nada más. A fuerza de no hacer nada, mi cabecita le daba vueltas a la idea de cambiar de giro: el negocio estaba mal y el año no pintaba para nada mejor. Decidí dar el brinco de downloader a uploader.

Empecé con las redes sociales. Me dirigí a ning.com y abrí mi propia red social: videoproducers.ning.com , un sitio de encuentro para profesionales de las cámaras y las historias. Para mi sorpresa, en menos de 24 horas, casi 100 personas se habían inscrito. Ya tenía un blog, chilangachinga.blogspot.com, en el que me dedicaba a quejarme de la ciudad, así que decidí abrir un blog y un twitter de videoproducers. La gente se empezó a acercar. Empezaron a creer. Y yo también me la creí, pensando que una vez abierto, la gente iba a nutrir la red con ideas y que se iban a armar grupos de discusión y que las propuestas e invitaciones entre los usuarios iban a fluir como el agua. Nada de esto sucedió. Un silencio desconcertante siguió al arranque a tambor batiente.

Entonces me di cuenta. Así como yo decidí dar el salto de downloader a uploader, la gente decidió seguir participando del otro lado de la cuerda, esperando con ansia que aquel que los llamó los llenara de información, de propuestas y de ideas, en una actitud receptiva pero pasiva.

La gente espera mucho y aporta poco. Trabajar en la generación de contenido debe ser una labor de tiempo completo. En unos años, las tribus se agruparán no alrededor del fuego, sino de las fuentes de información y aquellos que tengan la llave en la mano podrán ser dueños del flujo y de la calidad. El giro está en el trabajo colaborativo: una sociedad anónima de ideas en las que entes multicefálicos generen contenido en una sola voz.

Estoy cada vez más convencido que este es el camino que me llevará durante los próximos años. Pero como Dante, sigo en la búsquda de un Virgilio que me lleve por las oscuras cavernas de la internet para no morir en el intento. ¿Quién dijo yo?

Go to Top
Get Adobe Flash player